02 enero 2018

La Exclusiva espera volver este mes a Burgos y ya tantea otras provincias



La empresa interrumpió sus tres rutas en octubre tras la marcha de su repartidor / «Casa por casa, pueblo por pueblo», sus promotores estudian la demanda en Guadalajara, Cuenca o Teruel

Los repartos semanales de José Luis Serrano se interrumpieron a mediados de octubre. Para entonces, el director de La Exclusiva en Burgos llegaba con su furgoneta a 78 pueblos de la provincia. La apertura de una tercera ruta a finales de julio para cubrir Las Merindades y el Valle de las Caderechas «funcionaba muy bien» y parecía viable cerrar el año ampliando el servicio con otros dos recorridos. Sin embargo, Serrano es arquitecto técnico y le salió trabajo de lo suyo. Los clientes se alegraron por él aunque obviamente le echan de menos. A él y a las compras del supermercado que recibían cómodamente en casa.

Poco después comenzaron a surgir las dudas sobre el futuro de esta empresa de logística social soriana que desde hace tres años lucha por frenar la despoblación en el medio rural. También circulaban los rumores sobre la escasa demanda del servicio y el adiós definitivo a su experiencia en tierras burgalesas.

Nada más lejos de la realidad. La Exclusiva tiene intención de retomar las rutas a lo largo de este mes. El problema, tal y como explica su cofundadora, Vicky Tortosa, es que «cuesta mucho encontrar a alguien». En su opinión, hace falta una persona que «sepa perfectamente cuál es el objetivo, que no le importe quedarse un rato con los usuarios y que se preocupe por lo que comen». Porque no solo se trata de conducir una furgoneta y gestionar entregas. El componente humano es la principal marca de la casa y, en ese sentido, Serrano dejó el listón muy alto.

Tortosa confía reactivar las rutas cuanto antes y tranquilizar a los usuarios que le llaman «de vez en cuando» para preguntar cuándo vuelven los repartos. No es para menos, pues la mayoría «es gente mayor que vive sola y aislada» y que suele «depender de los hijos» para las compras. Por este motivo, pese a que las cosas han ido más despacio de lo inicialmente previsto, se mantiene fiel a la meta que se marcó nada más aterrizar en Burgos a principios de 2017: consolidar cinco rutas y llegar a 5.000 familias. A corto plazo, pretende implantar este original modelo de negocio en 120 localidades. Y lo más importante, recuperar a la clientela que tanto les ha echado en falta estas navidades, sin lugar a dudas la época de mayor demanda.

Mientras tanto, la actividad en Soria «es una locura». El modelo de rutas ya no existe como tal porque «llegamos a toda la provincia». En total, 518 núcleos de población se benefician de todo tipo de servicios más allá de la alimentación y los productos básicos que se venden en los supermercados. La oferta cubre «todo lo que hace falta para llevar una vida de calidad». De carrerilla, y aunque seguramente se deje alguno en el tintero, Tortosa cita «fontanería, rehabilitación de viviendas, revisión y optimización de la factura de la luz, servicio jurídico, textil, zapatería, muebles, tintorería, catering, lotería, revistas, librería, papelería...».

La última novedad, fruto del reciente acuerdo de colaboración con Saneamientos Almazán, es la instalación de estufas de pellets de aire, que gana terreno en las viviendas al garantizar mayor seguridad y ahorro en la factura. En definitiva, «menos gestionar dinero y llevar personas, porque no podemos, el resto lo tenemos cubierto».

Nuevos horizontes

La intención de Tortosa y su socio, Hugo Núñez, es ampliar la prestación de servicios en la Serranía Celtibérica, tristemente conocida como la ‘Laponia del sur’ por el progresivo y preocupante avance de la despoblación, hasta el punto de que su densidad, hoy en día, ni siquiera llega a los ocho habitantes por kilómetro cuadrado. Para ello, La Exclusiva está realizando «estudios de campo» entre Soria y Guadalajara. Además, entre sus «prioridades» también se encuentran Teruel y Cuenca. Por tanto, aunque aún es pronto para dar el salto, lo más probable es que su próxima incursión tenga lugar fuera de Castilla y León.

El caso es que la empresa ha vuelto a la carretera. «Tienes que ir casa por casa, pueblo por pueblo, porque tienes que asegurarte de que va a tener clientes y de que la necesidad existe de verdad», detalla la emprendedora soriana, firmemente convencida de que este trabajo de campo es «la base de La Exclusiva, lo más importante». Razón no le falta, ya que la implantación de un proyecto de estas características depende de múltiples variables más allá de la demanda. Por ejemplo, la proximidad geográfica de los pueblos a grandes núcleos de población y los servicios de transporte de los que disponen.

Puede que Tortosa haya fijado la vista en otras comunidades, aunque tampoco se olvida de la caída en picado de los censos en Castilla y León. Visto lo visto, teme que la región en su conjunto siga el mismo ritmo que Soria, que salvo épocas puntuales «lleva perdiendo población desde 1900». El bajón demográfico se ha notado, sobre todo, en la última década. Y es peor cada año que pasa. De hecho, la media actual es de «cuatro habitantes al día». Más o menos, ahora mismo, «salimos a 11 hectáreas por soriano».

La tendencia a la baja se agudizó a partir de 2010. Tras una remontada durante los últimos años en la que se asentó un censo de 95.258 habitantes, Soria ha perdido desde entonces más de 6.350 empadronados. En la actualidad, según la revisión del padrón municipal publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondiente a 2017, cuenta con 88.903 vecinos. Tomando como referencia dichos datos, Burgos lleva perdiendo alrededor de 3.000 habitantes por año desde 2011. En el último ejercicio, 2.824 causaron baja en el padrón, por lo que el censo se sitúa ahora mismo en 358.171 personas.

Apoyo institucional

Por muchos compromisos y planes anunciados para combatir la despoblación por parte de la clase política, lo cierto es que las medidas aplicadas desde los últimos 20 años apenas han surtido efecto. ¿Apoyan las administraciones el desarrollo y expansión de las empresas sociales? En Burgos, la relación de La Exclusiva con la Diputación es buena, aunque hasta la fecha «apoyo económico cero». Entretanto, la Institución Provincial soriana ha sacado dos convocatorias enmarcadas en el Plan Soria con el fin de impulsar la innovación rural. Por otra parte, el Gobierno regional ha concedido una ayuda de 400.000 euros para abrir tiendas en los pueblos amparándose en los «problemas de abastecimiento».

Sobre esta dotación del Ejecutivo autonómico, Tortosa ve «ridículo» invertir en ese sector porque «en pueblos de menos de 500 habitantes la tienda no funciona». Lo sabe de sobra, ya que durante 14 años ha sido propietaria de varios establecimientos ubicados en el medio rural y se vio obligada a cesar la actividad ante la imposibilidad de rentabilizar las inversiones mensuales que exigen este tipo de negocios en lugares donde «el hijo te trae la compra de la capital porque es más barata».

Mientras espera que las administraciones «cambien el chip», la cofundadora de La Exclusiva mantiene abiertas sus líneas de comunicación con los ayuntamientos para ampliar el fenómeno del ‘boca a boca’ entre sus vecinos. Lo malo es que más de uno ha visto la llegada de la empresa como una «amenaza» para los negocios de toda la vida. Por ello, no le queda más remedio que reiterar, al igual que en anteriores ocasiones, que «no entramos a los pueblos que tienen tienda». De igual manera, tampoco prestan servicios que se pueden contratar en la localidad en cuestión.

En cuanto a la implicación de los alcaldes, Tortosa reconoce que algunos «se preocupan mucho» mientras otros demuestran su indiferencia. Cuando eso sucede, se marcha «con el corazón encogido» al observar su aparente despreocupación por la pérdida de habitantes en el medio rural. Asegura, eso sí, que «pasa más en Soria que en Burgos», ya que aquí «no tienen ese sentimiento de no retorno». Sea como fuere, al margen de su actividad empresarial, valora el esfuerzo y dedicación de los regidores que desde sus municipios y pedanías plantean «muchas iniciativas» para fijar población en el territorio.

Dentro o fuera de las administraciones, el medio rural comienza a moverse para luchar contra la despoblación. Claro ejemplo el de la comarca de Pinares, que a finales de febrero reunió a ciudadanos y ediles de Burgos y Soria con el objetivo de constituir una plataforma interprovincial que, de entrada, favorezca la comunicación entre alcaldes y diputaciones a la hora de poner en marcha planes concretos. Una vez consolidado dicho nexo, lo que se pretende es «hacer presión» desde abajo para que las instancias superiores (Junta de Castilla y León y Gobierno central) se pongan las pilas.

Suma de sinergias contra la sangría poblacional

Sin lugar a dudas, la mayor suma de sinergias de los últimos años se concretó el pasado mes de noviembre en Soria gracias a la primera Feria Nacional para la Repoblación de la España Vacía (Presura), que contó con la participación de instituciones públicas, empresas, grupos de desarrollo local o asociaciones asentadas en el medio rural. Cómo no, La Exclusiva tenía que estar allí. Por su parte, la representación burgalesa corrió a cargo, entre otros, del presidente de Sodebur, Ángel Guerra, la asociación Ábrego -promotora del Encuentro Internacional de Agroecología y Tradiciones Rurales (Artim)- o la Fundación Oxígeno.


01 diciembre 2017

Pradoluengo suma una nueva «joya» a su patrimonio textil





El industrial Julián Ochoa recupera una zarpiadera del siglo XIX, una «pieza única en España» que exhibe con orgullo en su fábrica-museo


El patrimonio textil de Pradoluengo es un pozo sin fondo del que cada cierto tiempo emerge una nueva «joya». En esta ocasión, se trata de una zarpiadera del siglo XIX que acumulaba polvo y recuerdos en un antiguo obrador de bayetas reconvertido en sala de estar. Hizo bien su propietaria, María Jesús Alcalde, en no desprenderse de la máquina, totalmente recuperada gracias al industrial Julián Ochoa, que andaba tras la pista de lo que en principio creía un telar.

Nada más conocer este «auténtico descubrimiento», el historiador pradoluenguino Juanjo Martín revisó sus archivos para confirmar que, efectivamente, Ochoa tenía ante sí una «pieza única en España» que probablemente date de la década de 1840. Es posible que «en Cataluña quede alguna, pero seguramente con otro nombre», detalla convencido de que, a lo sumo, tal vez quede alguna en Ezcaray (La Rioja). Lo que tiene claro es que en «toda Castilla no hay ninguna». De hecho, asegura que muchos especialistas en historia textil «no sabían lo que era».

Tampoco lo sabía de primeras Ochoa, quien «ni corto ni perezoso» se puso manos a la obra para dejar la zarpiadera en perfecto estado. Entretanto, Martín indagó en los protocolos notariales decimonónicos, donde «estas máquinas siempre aparecen asociadas a los telares manuales de bayetas, junto a tornos de hilar y carretones». Durante su investigación descubrió, entre otras cosas, documentos que acreditan el precio de un modelo nuevo que el fabricante Policarpo Lázaro cifraba en 260 reales. No era moco de pavo en aquella época, al menos si se compara con la tasación, en 1854, de Josefa Ortiz, cuyo torno de hilar valía 8 reales y su urdidero 40. No obstante, también señalaba que una zarpiadera y un carretón costaban 120 reales.

Por otro lado, el también docente de la Universidad de Burgos (UBU) precisa que la zarpiadera podría ser el «precedente» de la ‘ratera’, una máquina «parecida, aunque mecánica» que servía para abrir la lana y limpiarla. Y va más allá, dado que en las hilaturas mecánicas que surgieron con posterioridad «algunas de estas funciones las desarrolló el denominado como ’diablo’».

Con este hallazgo, Ochoa amplía su extensa colección de maquinaria antigua, alojada en su fábrica-museo y al alcance de todo aquel que desee conocer en profundidad el legado histórico de la villa textil, que aguarda con expectación el plan director para la puesta en valor de su patrimonio con el apoyo económico de la Junta de Castilla y León.

Para este proyecto, con «visos de arrancar» próximamente, el industrial, ya jubilado, jugará un papel «fundamental» dentro de la denominada ruta BBC (Bayetas, Boinas y Calcetines) planteada por Martín dentro del estudio técnico de viabilidad que la Consejería de Cultura y Turismo encargó el pasado mes de agosto.

Motivos hay de sobra para contar con Ochoa, al que Martín define como «uno de los mayores expertos del patrimonio industrial pradoluenguino». Prueba de ello es su dedicación a la búsqueda y arreglo de «piezas únicas» que luce con orgullo cuando llaman a su puerta. Su pasión se transmite y «cada vez tiene más gente». Además, va mejorando sus dotes como guía y «se está recreciendo en las explicaciones», bromea el historiador.

A modo de conclusión, Martín subraya que esta «verdadera joya del patrimonio industrial castellano y español» supone un «nuevo atractivo» para visitar Pradoluengo e intentar, si está disponible, visitar la fábrica de Julián Ochoa para «conocer los proceso de fabricación textil de bayetas, boinas y calcetines».

Fuente:El Correo de Burgos

25 noviembre 2017

JUANITA IN MEMÓRIAN





Una triste noticia nos despertaba el día 23 de noviembre, Juanita, la mujer de Fidel,  había fallecido.

Una persona discreta, honesta, prudente, trabajadora como nadie, buen corazón, entregada a su familia, decidida…

Su hija comenta que toda su familia dice a Juanita:“GRACIAS”.
“Gracias mamá por lo que nos diste” tanto en nuestro tiempo vivido como a lo largo de la terrible enfermedad. 
Durante esta, nos has dado una lección de vida, un ejemplo de templanza y saber estar; a lo largo de toda tu vida nos inculcaste todos los valores que debe tener todo ser humano: honestidad, respeto, bondad, responsabilidad… 

También quiere dar las gracias a todas las personas que ayer les acompañaron y arroparon  haciendo más llevadero tan  duro momento. ¡GRACIAS!

Desde este blog mandamos nuestro cariño y más sentido pésame a su marido Fidel, a sus hijos, nietos, hermanos y demás familiares y amigos.

¡¡ DESCANSE EN PAZ ! !

27 octubre 2017

Bezares sienta las bases de una prometedora unificación ganadera


La empresa Fanega asesora a Demanda Vacuno sobre las posibilidades de comercialización conjunta, mejora genética o abaratamiento de costes



Con muy buenas sensaciones. Así culminaba ayer la primera toma de contacto oficial entre más de un centenar de profesionales del sector bovino predispuestos a asociarse para potenciar sus fortalezas y conquistar nuevos mercados a través de una marca de garantía. Los promotores y colaboradores del primer Encuentro de Ganaderos de la Sierra de la Demanda salieron de Bezares «gratamente sorprendidos» por el «éxito» de una convocatoria con visos de continuidad, gracias sobre todo al empuje de las nuevas generaciones, el «núcleo sobre el que se puede empezar a trabajar».
Al menos esa es la percepción del director de Fanega Ingeniería Agraria, José Ignacio Velasco, asesor de lujo para un encuentro que permitió abordar, entre otras cosas, los obstáculos que se encuentran los jóvenes que deciden incorporarse a la actividad ganadera. Y es que por mucha ilusión que uno tenga, «no se puede ir a lo loco a la hora de montar una explotación».
Aparte de esta consideración y de todos los aspectos burocráticos, técnicos y logísticos relacionados con la instalación, Velasco detalló las claves para afianzar un proyecto versátil, capaz de «adaptarse a los cambios de mercados» y con apertura de miras para unificar criterios en favor del beneficio común con otros productores del entorno. En este sentido, y a sabiendas del potencial latente de esta propuesta, presentó las conclusiones del último estudio de Fanega sobre las posibilidades de desarrollo del vacuno en la Sierra de la Demanda.
En términos generales, el informe incide en la viabilidad del asociacionismo para fomentar la comercialización conjunta, abaratar costes, introducir mejoras genéticas, mejorar la alimentación o beneficiarse de un «asesoramiento técnico más completo». No en vano, acometer tan ardua empresa requerirá tiempo, paciencia y mucho esfuerzo. Demanda Vacuno controla el timón, aunque cuenta con el apoyo del grupo de acción local Agalsa. Así las cosas, «la pelota está en su tejado, yo les he lanzado el balón», comentaba Velasco convencido de que la iniciativa tiene mucho recorrido y posibilidades de triunfar.

25 octubre 2017

Demanda Vacuno trabaja ya para ser marca de garantía




Crear un ente común, impulsar la marca comarcal o cómo cerrar el ciclo entre productor y consumidor, temas a debatir mañana en I Encuentro de Productores



Crear una asociación o entidad que aúne la labor de los productores comarcales, iniciar los trámites para dar forma a una marca de garantía y analizar los pasos a dar para lograr cerrar el círculo entre el productor y el consumidor final, son algunas de las tareas que se ha impuesto un joven ganadero de Sierra de la Demanda para impulsar la carne comarcal. «Si trabajamos juntos, mercado no nos va a faltar ya que somos más de 150 ganaderos en la comarca ofertando una carne de gran calidad, y que podemos hacer llegar a todos los puntos de España», argumenta el impulsor de la iniciativa, Juan Güemes.

Por ello, su deseo sería contar antes de concluir este año, con un borrador de pautas a seguir de cara a dar forma a la marca de garantía, «y a la vez saber cuántos ganaderos estarían interesados en sumarse a esta propuesta conjunta y ponernos a ello cuanto antes».

De hecho, su cita más inmediata es el I Encuentro de Ganaderos de Sierra de la Demanda que mañana jueves se celebrará en Bezares, y al que han confirmado su asistencia un centenar de productores. Allí no sólo se les explicará qué se ha hecho hasta ahora «sino que los expertos que nos están ayudando en este proceso, les explicarán qué pretendemos hacer y cómo la idea no tiene nada de descabellada», remarca convencido.

Detalla que en la jornada que comenzará a media mañana participarán, por ejemplo, los responsables de Cooperativa Burgos, Ingeniería Fanega (impulsores a su vez de las marcas de garantía de Manzana y Cereza de Caderechas, Lechuga de Medina o Patata de Burgos entre otras iniciativas), la veterinaria Lorena de la Fuente o el bodeguero David Sebastián. Todos ellos encargados de analizar diferentes aspectos vinculados al mundo de la ganadería y del consumo posterior de carne, «pues otro de los fines es lograr que los terneros que nacen y se crían aquí no tengan que cebarse fuera, que nuestras instalaciones sean capaces de realizar todas y cada una de las labores intermedias con todas las garantías de la trazabilidad y calidad del producto, que será así 100% Sierra de la Demanda».

Junto a Güemes, el diputado provincial Ramiro Ibáñez, y el gerente del grupo de acción local Agalsa, Fernando Castaño, destacaron como un pilar importante del proyecto, el hecho de estar detrás de ella gente joven que ha decidido hacerse cargo de explotaciones de sus mayores, «en las que se ha sustituido el ganado ovino -tan tradicional en la zona-, por el bovino, labrando así un futuro para ellos y para la comarca», defiende Ibáñez. «Lo que hace que tras iniciativas como ésta no faltemos las instituciones, ya que no sólo son prácticas que conservan la vida en el mundo rural sino que impulsan las riquezas de ésta», defendió Ibáñez, también alcalde de Canicosa de la Sierra.

Elementos que, como asegura Castaño, se suman al emprendimiento, la integración de los jóvenes en el mundo rural y la promoción de productos del territorio, y que han hecho que Agalsa no haya dudado en formar parte del proyecto, siendo sus técnicos quienes estudian ya la forma de abordar la tramitación y burocracia inevitable hacia la marca de garantía, y la redacción de dicho borrador previo. «Contamos con fondos europeos que, en su razón de ser, nacieron para apoyar proyectos tan completos como éste en que la promoción rural o el apoyo al emprendimiento joven son el eje esencial», argumenta.